domingo, 19 de abril de 2009

Cuento corto II.


Cada día se levantaba con los ojos cristalinos y los labios resecos, víctima de sus sueños más fríos y lejanos como el mismo invierno. El pelo enmarañado, la camisa holgada, la lluvia que empañaba los vidrios de su cuarto. Muchas veces lloraba ahogada agarrándose el pecho con ambas manos, entre gemidos y canciones tristes. Muchas tardes se encerró entre las cuatro paredes de su dormitorio, aferrada al velo del pasado y a las memorias que sangraban sus pies.

Así pasaron las estaciones. Primavera, verano, otoño. Y volvió otra vez el invierno. Ya no sufría tanto; sólo pequeños retazos de su antiguo dolor, llantos esporádicos y canciones menos restregadas en la melancolía. Un día se quitó la camisa holgada, y descubrió que en su espalda ya no había nada; ni ex-novios, ni violonchelos, ni e-mails releídos todos los días. Entonces se peinó el cabello, se lavó la cara, y siguió lloviendo.

8 consideraron:

ABRI dijo...

los e-mails releidos todos los días...
eso me pasa a mi! Un beso genia, buenas entradas!

Aniña dijo...

Si no te parece mal soy aniña del foro de blogueros y me encantaria agregarte, para leerte asiduamente un placer y encantada de saludarte!! genial diseño!!
felicidades!

besitos

gabriel dijo...

ey! muchas gracias por pasar.. me agrada tu narrativa.. es muy vívida y logra generar procesos de identificación.. un abrazo

sinalefa. dijo...

bendita ella y el paso del dolor.

juanita* dijo...

Muy bueno tu cuento corto... lo disfrute, lo entiendo y lo he vivido... lo cuentas tal cual!

Nastka dijo...

Me he pasado por aqui tras ver tu comentario en mi blog... me encanta! Me encantan tus cuentos, yo también me he sentido así alguna vez.

Si algo tiene el tiempo es el poder de atenuar, atenúa tanto el dolor como la felicidad, atenúa los colores, los olores, sabores y sensaciones. Lo negro se vuelve gris y lo rojo, rosa pastel. El tiempo no es que cure sino que mitiga, alivia.

Continuaré leyéndote.

Bohemia dijo...

Pero un dia aprendio que la vida bucle no era sana y se decidio a eliminar todos los añejos correos...se sintio liberada y dejo de llover

Jv. dijo...

exacto

Publicar un comentario