martes, 22 de diciembre de 2009

Príncipe del hambre.

Mi príncipe tenía los ojos verde agua
y reía como el sonido de las olas quebrando el mar.
Tenía rizos sabor a tierra
voz vacía;
tenía brazos cortos y carrera fugaz.

Mi príncipe temía del dolor y de la vida misma
me veía sin conocerme
me extrañaba sin recordarme
me quería sin quererlo
y sin quererlo le dolía.
Simplemente le dolía.

Mi príncipe era un niño de rostro mugriento
de ropas sucias y destruídas
de vida injusta y maldita.
Mi príncipe tenía el futuro pisado
y un amor en el pecho
más grande que el mundo mismo,
el mundo dividido donde le tocó nacer.

Mi príncipe es tan hermoso
que la sociedad entera le tiene envidia
envidia su sangre y su alma pura
y por eso nadie le entiende.
Su pobreza,
su hambre,
su desilución.
Nadie le entiende.

Para F.M.A.C.

2 consideraron:

Aniña dijo...

tE DESEO QUE EN ESTAS FECHAS TANTO SI ADORAS LA NAVIDAD COMO SI NO LA PASES MUY BIEN!!!FELIZ año!!!!BESITOSSSSS NAVIDEÑOS....

gabriel dijo...

leo tus versos y me voy al romanticismo del XIX, no por la estructura... sino por la noción de desilusión e impotencia que gira al rededor...me ha gustado muchisimo...espero que pases lindo estos días...sinceramente, te mando un abrazo virtual..

Publicar un comentario