domingo, 28 de junio de 2009

Ser (todo y nada).

Somos un ruido alto y vibrante que no cesa. Somos aire tibio. Somos paz perdida. Somos el deseo de ya no ser; ambos somos tan distintos, tan obstusos, tan extraños al mirarnos. Somos sombras de márfil; tú creces con la hierba, tú sabes volar. Yo crezco desde adentro, alta y sonora, yo crezco con mi alma herida viéndote estallar; los pies descalzos, los labios turbios. Somos el cielo estrellado; tú prefieres teñirte de humo y atiborrarte de vicio; yo prefiero que ya no duela, simple y limpio; que jamás duela.

8 consideraron:

ABRIL dijo...

prefiero lo mismo.
lo mejor para vos! sonrisas

the Kid A dijo...

pero lo que duele es porque lo sentimos...
yo siempre prefiero que duela...
un gusto pasar, saludos :)

piensoluego dijo...

"yo prefiero que ya no duela"
y parece tan simple.

Alatriste dijo...

Somos lo que queramos ser. Gracias por volver a mi desván. Ya sabes donde tienes tu casa. Un abrazo afectuoso. Hasta pronto.

sinalefa. dijo...

un ruido que me taladra los oídos. hermosas palabras :)

gabriel dijo...

hey.... me encanta entrar cada una o dos semanas y quedarme atonito frente a tu blog...me encanta...los colores...las palabras le dan una textura de realismo muy balzaquiano...un abrazo gigante

Jv. dijo...

gracias :)

curarme-de-ti dijo...

Cómo haces para que todas tus palabras suenen de esa forma, como si fuera sencillo contar e hilvanar todas las sensaciones? Es posible que, aún creciendo ambos de distinta forma, haya un lugar común donde encontrarse... y que no duela. Bellísimas tus palabras. 1 Besiño gande

Publicar un comentario